Sexo durante la menstruación

Algunos consejos para tener sexo durante la menstruación

Tener sexo durante la menstruación es un tema que puede ser tabú pero algunas personas lo consideran algo normal. Puede ayudarnos a experimentar nuevas sensaciones que son increíbles. El problema es que tendremos que mantener la mente abierta y vencer todas esas barreras mentales que nos autoimponemos.
En el caso de que tu pareja y tu hayáis decidido dar este paso, te vamos a dar algunos pequeños consejos que os van a resultar muy útiles.
Antes de empezar tienes que saber una cosa, tener sexo durante la menstruación no garantiza que no pueda haber embarazo, así que siempre es conveniente utilizar protección.

Prepara la habitación

Uno de los problemas de mantener sexo durante la menstruación es que se puede manchar todo. Para ello prepararemos toallas justamente delante de la zona donde nos vamos a colocar. También debes de tener preparados pañuelos o toallitas con los que poder limpiarte una vez hayas terminado.
En el caso de que el olor sea demasiado fuerte, siempre puedes taparte con una sábana o manta. De esta manera evitarás que se pueda extender por toda la habitación y no dejarás que eso te pueda arruinar este momento tan innovador.

Postura del misionero

Una de las mejores maneras para evitar que todo acabe manchado es utilizando la postura del misionero, es decir, que la mujer se mantenga tumbada boca arriba.
Es importante proceder con cuidado porque en esos momentos del mes esa zona puede ser muy sensible. Lo ideal es ir poco a poco; si sientes alguna pequeña molestia, lo mejor que puedes hacer es comentárselo a tu pareja para que pare de inmediato.

Utilizar la ducha

Este es probablemente el mejor consejo que te podemos dar para mantener sexo durante la menstruación. Cuando estéis en la ducha os podéis olvidar de cualquier líquido ya que el agua se encargará de llevárselo todo.
De esta forma no se manchará nada y podréis centraros en lo verdaderamente importante: disfrutar de ese momento y de unas sensaciones nuevas.

Independientemente del método que elijas, asegúrate de darte una ducha al final para poder eliminar cualquier rastro que se pueda haber quedado. En el caso de que hayáis tenido sexo en la ducha, siempre os podéis dar un enjuague rápido.
Si has utilizado cualquier tipo de juguete sexual, límpialo cuanto antes para que vuelvan a conservar su aspecto original.