¿En qué consiste el chemsex?

En los últimos años hemos podido ver que toda una serie de términos sexuales se han ido popularizando en el mercado; lo mejor de todo es que algunos de ellos se refieren a prácticas que es posible que hagamos con normalidad pero luego, a la hora de la verdad, nos demos cuenta de que ni tan siquiera sabíamos que se llamaban así.
Uno de ellos es el chemsex.

¿A qué nos referimos con chemsex?

Se trata de un término que se suele utilizar en el colectivo gay referido a los hombres. Se trata de un concepto que procede de los EEUU y que ha sido introducido de forma progresiva en Europa. Con tan solo echar un vistazo a los términos que componen esta palabra podemos saber a lo que se refiere:

Chem: Chemical => drogas químicas

Sex => Sexo

La idea es mantener relaciones sexuales habiendo consumido previamente drogas. Esto se suele hacer comúnmente en saunas o cualquier otro sitio determinado… aunque también es bastante común en domicilios privados. Se suelen citar diferentes hombres con preferencias homosexuales y al tomar la droga darán rienda suelta a su imaginación.
Una vez que hayamos leído esta información puede que te preguntes que tiene esto de diferente con el sexo tradicional… al fin y al cabo, muchas personas toman droga antes de mantener relaciones.
Para que lo podemos entender, hacemos referencia al término chemsex cuando se toman drogas específicamente para luego mantener relaciones sexuales; cuando se quieren conseguir unos efectos específicos. No es como habitualmente que primero se toman drogas y luego, si surge la posibilidad de tener sexo, se tiene.
Normalmente se toman tres tipo de droga para realizar esta práctica: Metanfetamina, Mefedrona y GHB/GBL.
Algunas de ellas pueden interferir en el rendimiento sexual por lo que no siempre es una práctica demasiado placentera.